Volver a los artículos

Cómo elegir el mejor ordenador de sobremesa sin pagar por características que no necesitaremos

Ordenador de sobremesa- Celside Magazine

Comprar un ordenador de sobremesa puede transformarse en una tarea sencilla, si se tienen claros los puntos claves a revisar antes de adquirirlo. De hecho, no es necesario ser un experto en informática para identificarlos.

Para ello, hemos confeccionado esta breve guía en donde en pocos puntos presentamos las características más importantes a considerar.

Definir para qué usaremos el ordenador de sobremesa

Antes de comprar un ordenador de sobremesa se debe tener claro para qué se usará. Si su función será estrictamente ofimática o si será usado como un ordenador gaming.

Los ordenadores para ofimática son los que menos potencia necesitan, ya que sus funciones suelen ser bastante llevaderas, incluso por procesadores antiguos y memorias RAM discretas. Por otro lado, un ordenador gaming es todo lo contrario. Necesitará más potencia y deberá tener, además, un procesador lo más actualizado posible.

Cómo elegir la memoria RAM, procesador y almacenamiento interno

Los ordenadores dedicados a ofimática suelen funcionar bastante bien con un mínimo de 4G de RAM. Sin embargo, si además se usa para navegar por internet y abrir muchas ventanas al mismo tiempo, lo mejor sería actualizar a 8G de RAM.

Un procesador Intel Core de tercera generación debería ir bastante bien en este tipo de ordenadores. Aunque la mayoría de ordenadores actuales ya se venden con procesadores más actualizados por defecto.

Ahora bien, si hablamos de un ordenador de sobremesa gaming, entonces tenemos que pensar en mayor rendimiento, elevando la RAM a 12 GB o más. El procesador también tendrá que cambiar y se sugiere que sea un Intel Core de novena generación o cualquier otro que haya sido lanzado hace menos de 24 meses.

Los ordenadores de ofimática aguantan bastante bien con discos duros de 500 GB. Pero uno dedicado a gaming es posible que necesite más, especialmente si necesita espacio de instalación para correr algunos juegos.

Cuándo es necesaria la tarjeta gráfica

Otro punto importante a definir es si el ordenador de sobremesa necesita una tarjeta gráfica. Al respecto, cabe recordar que la mayoría de los procesadores incluyen sus propias gráficas. Por lo que un ordenador dedicado a ofimática podría tirar de aquella incluida en el propio procesador.

Sin embargo, para un ordenador gaming, las gráficas integradas en el procesador no suelen dar la talla. En este caso, habría que incluir una tarjeta gráfica adicional que refuerce ese aspecto.

930 039 900
Número de teléfono gratuito

De lunes a viernes de 9 h a 19 h y los sábados de 10 h a 18 h.