Volver a los artículos
cambiar de compañía telefónica sin pagar penalización - Celside Magazine

El mercado de las comunicaciones es muy competitivo y las operadoras telefónicas lo saben. Sobre todo ahora que Google quiere lanzar su propio operador. Es por eso que las compañías crean mecanismos para mantener la permanencia de los clientes que contratan sus servicios. A veces, con ciertas cláusulas contractuales que pretenden disuadir al usuario de cambiarse de operador. Es aquí cuando muchas personas se preguntan si existe una forma de cambiar de compañía telefónica sin pagar penalización.

Lo cierto es que el cambio de compañía telefónica es posible. Sin embargo, para hacerlo hay que tener en cuenta varios puntos importantes. Además, hay que revisar los supuestos en los que esto se puede hacer sin pagar nada y aquellos en donde inevitablemente habrá que pagar.

En el siguiente artículo te explicamos todo sobre los cambios de compañía. También te contamos los pasos a seguir en el proceso de portabilidad. Además, resolvemos todas las dudas con respecto a si se puede cambiar de compañía telefónica sin pagar penalización.

Lo primero: saber si estamos atados al compromiso de permanencia

Antes de cambiarnos de operador debemos tener claro si lo que vamos a cambiar es una línea telefónica, móvil o un plan de internet. Esto, porque  cada cosa requiere un procedimiento distinto y puede tener o no un compromiso de permanencia vigente.

Actualmente, la mayoría de operadores han adoptado la práctica de ofrecer servicios sin permanencia. Sin embargo, es importante revisar muy bien la letra pequeña, ya que esto no implica que todos sus productos tengan esta condición. 

Los tiempos de permanencia pueden variar según el operador y el producto contratado. Por lo que nos podemos encontrar contratos de permanencia de 6 meses, 1 año o más tiempo.

Si la línea fija, móvil o nuestro plan de internet no tiene contrato de permanencia o este ha caducado, entonces lo tenemos bastante fácil. Podemos optar por la portabilidad.

¿Qué es la portabilidad?

Este es un proceso que nos permite cambiar de operador telefónico o proveedor de internet de manera rápida. En este caso, debemos contactar con la compañía a la que queremos contratar sus servicios y avisarle que queremos hacer portabilidad. En ese momento, la compañía iniciará una serie de trámite. Entre ellos, notificará sobre nuestra decisión a la empresa que vamos a dar de baja.

Tras realizar la petición de portabilidad es habitual que la compañía que estamos a punto de abandonar contacte con nosotros para hacernos una contraoferta. Es decir, nos ofrecerá descuentos o algún beneficio extra con tal de que no nos vayamos. Aquí somos libres de rechazar la oferta y continuar con el proceso de portabilidad.

Si rechazamos lo que se nos ofrece, el proceso se completará y seremos transferidos al nuevo operador que activará los servicios contratados.

Portabilidad teniendo un compromiso de permanencia con un operador

¿Se puede hacer una portabilidad teniendo un compromiso de permanencia con un operador? La respuesta es sí. Aunque tendremos que enfrentarnos al pago de una penalización por parte del operador que vamos a abandonar. Los valores a pagar suelen variar entre distintas compañías y pueden rondar entre los 70 y 300 euros. Estos valores dependerán, también, del tiempo que nos falte para completar el compromiso de permanencia.

En este caso, no será lo mismo pagar la penalización por romper un contrato de permanencia que apenas lleva 3 meses, que uno al que solo le queda 1 mes por caducar. Aquí se hace un cálculo proporcional en función de la cantidad de tiempo que hemos cumplido con el compromiso.

Para verificar el tiempo que falta para completar el período de permanencia podemos contactar con la compañía que tenemos contratada. También con ella podemos confirmar el valor que nos tocará pagar en caso de hacer la portabilidad.

Cabe recordar, además, que el sistema de portabilidad está disponible tanto para líneas fijas, móviles y planes de internet. 

Qué sucede cuando la permanencia la tiene el teléfono

Cuando nuestro teléfono móvil o fijo tiene permanencia y queremos darnos de baja del operador que nos lo vendió, habrá que prestar atención a las condiciones de compra de los aparatos.

Por ejemplo, si estamos pagando el teléfono en cuotas, el operador puede exigir el pago pendiente de las cuotas que faltan para dar por finalizado el contrato.  A eso hay que sumar la penalización que proviene de los servicios contratados. Eso, si aún estamos en permanencia con ellos. 

En algunos casos, el operador puede solicitar la devolución de equipos. Esto es habitual en portabilidad de servicios de internet y en donde hay equipos prestados. Como por ejemplo, un router. Algo que no aplica al caso de un dispositivo que ya hemos comprado en cuotas.

Entonces, el consejo habitual a la hora de comprar un móvil con un operador es verificar si aplica la permanencia a él y cuáles son las condiciones de su adquisición. Así sabremos si hay algo pendiente por pagar, para después optar por la portabilidad teléfono.

Cambiar de compañía telefónica sin pagar penalización

Si te preguntas cómo saber si puedo cambiar de compañía sin pagar penalización, que sepas que hay una manera de hacerlo. Para ello debes confirmar si ha existido algún incumplimiento de contrato por parte de la compañía operadora,

Si el operador ha faltado a una de las cláusulas detalladas en el contrato, podemos aprovechar para solicitar el término del contrato. Esto nos abre la puerta para hacer la portabilidad sin tener que pagar penalización.

Las principales causas que se pueden invocar para el término de contrato son:

Cambio en las tarifas estipuladas al momento de hacer el contrato

En este caso, el operador tiene la obligación de avisar con un mes de antelación sobre cualquier cambio en las tarifas vigentes. Un aviso en donde debe constar de forma clara la posibilidad de rescindir o no el contrato, producto de estos cambios.

Por supuesto, el rechazo a los cambios en el contrato debe ocurrir antes que los cambios se hagan efectivos.

Alta en servicios, sin consentimiento del cliente

No suele ser habitual, pero esta causa aparece cuando el operador ha añadido servicios o prestaciones que no aparecían en nuestro contrato inicial. Que no nos avise con antelación es una agravante.

Cobro de llamadas no realizadas y mala calidad del servicio

Este motivo aparece cuando nos encontramos con la desagradable sorpresa de cobros indebidos en nuestra factura. Por ejemplo, costes de llamadas no realizadas o de cualquier otro servicio que no hayamos utilizado y que, por contrato, no se nos puede cobrar.

También podemos invocar como motivo el corte de los servicios de internet en nuestros dispositivos. Aquí podemos incluir el incumplimiento por no ofrecer las velocidades de conexión prometidas.

Qué pasa si mi teléfono sufre desperfectos mientras tengo permanencia

Si el teléfono está en garantía, esto no se podrá invocar como motivo para terminar el contrato. En ese caso, nuestro operador nos derivará al servicio técnico. Allí se evaluará el motivo de los desperfectos, para hacer o no efectiva la reparación sin costes adicionales.

En resumen, en un mundo en donde las comunicaciones son cada vez más importantes, es fundamental poner atención a los contratos y cláusulas. Son muchos los cambios que ha sufrido el mundo de los dispositivos móviles. Por ejemplo, ¿sabías que 3/4 de los teléfonos son chinos? 

En este contexto de cambios, es importante estar al tanto de las últimas novedades. También es clave, revisar las cláusulas antes de firmar contratos con las operadoras telefónicas. Así sabremos cómo cambiar de compañía telefónica sin pagar penalización, para luego iniciar un proceso de portabilidad en condiciones.

930 039 900
Número de teléfono gratuito

De lunes a viernes de 9 h a 19 h y los sábados de 10 h a 18 h.