Volver a los artículos

Consejos útiles para reforzar la privacidad y seguridad al usar los servicios de Google

Google - Celside Magazine

Google es una de las compañías con mayor influencia en internet. Sus productos universales ofrecen una experiencia de usuario bastante completa. Entre ellos tenemos un motor de búsqueda, una plataforma de correo electrónico y una serie de herramientas de análisis web y almacenamiento.

No por nada la compañía es uno de los gigantes tecnológicos junto a empresas como Microsoft o Facebook. Esto, debido principalmente a la popularidad de sus servicios.

Sin embargo, la posición predominante de Google tiene un lado no tan agradable para los usuarios. Esto, por la cantidad de datos que recopila cuando usamos sus servicios. Una recogida de datos que, por cierto, no es baladí. 

La información de los usuarios se utiliza para mejorar los servicios. Pero también para medir la efectividad de la publicidad y personalizar los anuncios que aparecen en los servicios de Google.

Aun así, hay formas de reforzar nuestra privacidad cuando usamos los servicios de Google. A continuación, te contamos cuáles son y de paso te ayudamos a reforzar la seguridad.

Desactivar el historial de búsqueda

El historial de búsqueda es la huella que dejamos en el buscador de Google. Un rastro que se traduce en una larga lista en donde aparece todo lo que hemos buscado en Google. 

Para acceder al listado tenemos que ir a los ajustes de nuestra cuenta de Google y buscar el apartado Privacidad y personalización. Luego entramos a Actividad en la Web y Aplicaciones. Aquí Google nos ofrece la posibilidad de gestionar toda la información recopilada.

Podemos borrar el listado de un tirón o podemos revisarlo para eliminar solo algunas búsquedas. Esto es útil si, por ejemplo, perdemos el control de nuestra cuenta y no queremos que otra persona revise nuestro historial de búsquedas en Google. 

Historial de ubicaciones

En caso de borrar todo, la compañía advierte que se perderán características de personalización. Algo que, en rigor, no es esencial para seguir usando el motor de búsqueda.

Por otro lado, tenemos el Historial de ubicaciones. Si lo tenemos activado, la plataforma registrará todos los eventos y ubicaciones que hayamos guardado en Google Maps. En este caso, la compañía crea una cronología en donde nos muestra todos los sitios en donde hemos estado en los últimos días, meses y años.

Para acceder al historial de ubicaciones debemos entrar en los controles de privacidad de nuestra cuenta. Aquí nos aparecerá la opción de borrar todo o eliminar actividades específicas. También tenemos la opción de desactivar por completo el historial de ubicaciones.

Desactivar la personalización de anuncios

Google puede usar nuestra información de navegación para ofrecernos anuncios personalizados. Esto es lo que produce que después de estar mirando tostadoras en internet, nos comiencen a aparecer en otras páginas anuncios sobre tostadoras. 

Al respecto, si no queremos que Google use datos de nuestra actividad online para mostrarnos publicidad específica, podemos desactivar la personalización de anuncios. Para ello debemos ir al apartado de ajustes de nuestra cuenta y buscar la categoría Personalización de anuncios. Aquí nos aparecerá una pestaña que podremos activar o desactivar cuando queramos.

Es importante señalar que si desactivamos esta opción no dejaremos de ver anuncios. Lo único que sucederá es que estos no estarán personalizados o ajustados a nosotros. 

Gestionar el acceso de aplicaciones de terceros 

En algunas ocasiones, para usar aplicaciones o servicios ajenos a Google tenemos que registrarnos con una cuenta de Google. En esa situación, los servicios o aplicaciones de terceros piden permiso para recoger datos de nuestra cuenta. Lo que no tiene nada de malo, siempre y cuando sean servicios y aplicaciones confiables.

Si somos descuidados en este punto, podemos permitir el acceso de aplicaciones y servicios que podrían utilizar los datos de nuestra cuenta de Google de manera malintencionada.

Para evitar esto, tenemos un apartado específico para gestionar este tipo de conexiones. Para acceder a él nos vamos a la configuración de nuestra cuenta y buscamos la sección de Seguridad. Aquí veremos un cuadro que dice Aplicaciones de terceros con acceso a la cuenta

Si le damos a gestionar, veremos un listado completo con las aplicaciones conectadas a la cuenta. Desde él podemos revocar accesos o mantenerlos. De esta forma, si vemos una aplicación sospechosa o que no nos suena haber usado, es mejor revocar el acceso por seguridad. Así protegemos nuestra privacidad.

Consejos de seguridad para usar los servicios de Google

Además de poder configurar las opciones de privacidad de los servicios de Google, también podemos reforzar la seguridad. Para ello tenemos un apartado específico en la cuenta en donde podemos hacer los ajustes necesarios. 

Los más importantes son:

Usar teléfono para iniciar sesión

Esta opción la tenemos en el apartado de seguridad de nuestra cuenta y nos permite iniciar sesión con nuestro teléfono. De esta forma no es necesario introducir una contraseña. En su reemplazo, Google nos envía una notificación al teléfono para iniciar sesión. 

Esto es útil si estamos de viaje y vamos a entrar a la cuenta desde dispositivos que no son los nuestros o que están en sitios públicos. Así evitamos escribir la contraseña y esta no queda registrada en el dispositivo.

Activar la verificación en dos pasos

Este sistema permite iniciar sesión con la contraseña y un código adicional que recibiremos en el móvil. Para activarlo nos vamos al apartado de seguridad de nuestra cuenta y nos vamos a Verificación en dos pasos. Aquí se nos pedirá ingresar un número de teléfono para iniciar la configuración.

Esta función es útil si alguien intenta acceder a la cuenta con nuestra contraseña. Entonces, no podrá hacerlo a menos que tenga el pin que llegará a nuestro teléfono. 

Evitar guardar información sensible en Google Drive

Google Drive es un servicio de almacenamiento en la nube que puede ser bastante cómodo para compartir fotos o archivos entre distintos dispositivos. Y si bien es un sistema bastante seguro, no está exento de nuestros propios descuidos. Algo que podría atraer a intrusos. Especialmente si le entregamos nuestras contraseñas a desconocidos o caemos en algún engaño producido por ingeniería social.

Por lo mismo, no se recomienda guardar información muy sensible en este tipo de servicios. En ese caso, lo mejor es optar por dispositivos físicos como pendrives o discos duros externos.

Usar el modo incógnito del navegador Chrome

Chrome es el navegador desarrollado por Google y tiene una función  más segura para explorar internet. El modo incógnito bloquea las opciones de seguimiento y las cookies de las páginas que visitamos. De esta forma, las compañías no pueden espiar nuestro comportamiento online. 

El modo incógnito no guarda el historial de búsqueda ni tampoco las contraseñas. Por lo tanto, es la mejor opción si no queremos dejar huella en el ordenador. Este sistema se activa directamente desde el navegador.

Utilizar una VPN para los servicios de Google

Si queremos máxima seguridad, podemos optar por usar una red VPN para conectarnos a internet y acceder al navegador de Google. Este sistema crea una red privada virtual que encripta la información del dispositivo desde el cual nos estamos conectando. De esta forma, Google y otras compañías no pueden conocer nuestra ubicación real.

Si este sistema se combina con el modo incógnito, se refuerza la navegación privada y segura. 

Existen varios proveedores de servicios VPN. La mayoría son de pago, aunque hay otros que tienen funciones gratuitas. Eso sí, estas últimas suelen ralentizar la navegación. Por lo que resulta más práctico pagar si no queremos sacrificar seguridad por velocidad de conexión.

930 039 900
Número de teléfono gratuito

De lunes a viernes de 9 h a 19 h y los sábados de 10 h a 18 h.