Volver a los artículos

Sistemas de carga rápida: el Realme GT Neo 3 ha impuesto un nuevo récord

Realme Sistema de carga rápida - Celside Magazine

Los teléfonos inteligentes se han transformado en una herramienta imprescindible para muchas personas. Por lo mismo, los fabricantes de estos dispositivos se han preocupado de añadir la mayor cantidad de funciones para mejorar la experiencia de usuario. Algo que se extiende al apartado de la batería y los sistemas de carga.

Debido a la fuerte competencia que existe por liderar en la velocidad de carga y potencia ofrecida, hemos pasado de usar cargadores normales a cargadores con sistemas de carga rápida. Los puertos USB tradicionales van quedando desfasados y nos vamos actualizando con los puertos USB-C. Todo esto sumado al aumento de capacidad de las baterías.

Pero ¿qué teléfono lleva la delantera en estos asuntos? ¿Cuál es el sistema de carga más rápido y cuál es el fabricante que se ha coronado en este ámbito?

Presta atención a este artículo en donde te lo contamos. Además, te explicamos cómo funcionan los nuevos sistemas de carga en móviles y cuál es la diferencia entre ellos.

Cómo funciona la batería del móvil

Todos los teléfonos actuales utilizan una batería para alimentar con energía el resto de componentes del dispositivo. De hecho, este elemento es clave para su funcionamiento.

Antiguamente, las baterías eran de níquel o cadmio. Pero estas han sido reemplazadas gradualmente por las de litio. Un hito importante que permitió superar el efecto memoria que se producía con los otros materiales.

Este efecto producía la formación de cristales dentro de la batería cuando esta se cargaba sin haber sido descargada por completo antes.

El resultado era nefasto, porque la siguiente carga se realizaba en una batería que tenía huecos que no se llenaban completamente. Lo que producía una carga incompleta y que no consideraba la capacidad real de la batería. El resultado final era la degradación de la misma.

¿Las baterías de litio sufren de efecto memoria?

Técnicamente, tal como lo sufrían las baterías de níquel o cadmio, no. Sin embargo, una batería de litio sí podría verse afectada en su rendimiento por los sistemas de carga variables a las que podría verse sometida.

Algo que estaría relacionado con los electrodos y la forma en que el voltaje actúa en el estado de carga. Situación que ocurriría cuando cargamos la batería sin haberla descargado completamente.

Explicado de manera muy básica, la batería de litio recordaría el hecho de que no la hemos cargado completamente. Luego ofrecería una carga con un voltaje inferior, afectando el rendimiento total de la batería.

Aun así, es importante aclarar que este efecto memoria es completamente distinto al que ocurría con las baterías de níquel/cadmio. Además, se resolvería fácilmente con un tiempo de reposo mayor en la batería para que esta vuelva a las condiciones iniciales de carga.

Para ver todos los detalles de esta información puedes leer el paper publicado en Nature Materials, con fecha 13 de abril del 2013.

Por otro lado, las baterías de litio, aunque tienen un rendimiento superior a las de níquel y cadmio y pesan menos, también están sujetas a un desgaste. Algo que se mide en el número de ciclos de carga que pueden soportar y que, por supuesto, no son infinitos.

Sistemas de carga y miliamperios

Actualmente, todas las baterías de móviles tienen una inscripción que detalla la cantidad de miliamperios. Esto determina, a grandes rasgos, la capacidad de la batería.

Mayor cantidad de miliamperios indica que la batería puede durar mucho más. O, que es lo mismo, podrá ofrecer una mayor cantidad de energía por hora. Esto a su vez se combina con el voltaje que puede proporcionar el cargador.

De forma estándar, los cargadores actuales suelen tener un voltaje de salida de 5 V. Aquí hay que añadir la cantidad de amperios que puede ofrecer y que suele comenzar en 1,5 A.

Ambos factores determinarán la potencia final de carga en vatios y que será representado por la letra W. Los vatios de salida se obtienen multiplicando el voltaje por los amperios. De esta manera, un cargador de 5 V a 1,5 A tendrá una potencia final de 7,5 W.

Entonces, un modo de confirmar la velocidad que puede ofrecer un cargador es mirar el voltaje de salida y poner atención a la cantidad de amperios. Mientras más alto sea este último dato, más rápido será el cargador. Esto, porque la multiplicación con el voltaje producirá más potencia final.

También hay que poner atención a la propia compatibilidad del teléfono móvil que deberá estar preparado para funcionar con cargadores que ofrezcan más amperios y potencia.

Aquí es donde entran en juego los sistemas de carga rápida.

¿Qué es la carga rápida en los móviles?

Es un sistema de carga que trasciende una de las limitaciones que tienen las baterías de litio y que es la sensibilidad a los voltajes altos. Esto produce que se calienten mucho, afectando su rendimiento y acelerando su degradación.

Esto, a su vez, impedía que el tiempo de carga fuera muy rápido, precisamente para evitar colapsar la batería con tanta energía. De ahí los tiempos de carga tradicionales que conocemos y que van desde un par de horas en una batería de móvil a varias horas en otros dispositivos conectados.

Los sistemas de carga rápida, en este caso, lo que hacen es gestionar el voltaje, aumentándolo, pero asistidos por una serie de circuitos y software. Esto les permite convertir el voltaje alto en algo que la batería del teléfono pueda asimilar, acelerando la carga sin producir un calor excesivo.

Dicho en palabras de a pie: meter más potencia a la batería sin que esta se entere.

La importancia de los cables

Tener un móvil y un cargador con sistema de carga rápido no es suficiente. Además, hay que contar con el cable adecuado. Esto, porque su condición es la que define cuanta corriente y voltaje podrán gestionar el resto de artefactos.

Para no complicar mucho las cosas podemos decir que los cables USB típicos aceptan una corriente de 2A y un voltaje de 5 V, lo que nos da una potencia total de 10 W. Valor que no se considera carga rápida.

Hablamos de carga rápida a partir de los 15 W. Por lo tanto, para ello tenemos que usar cables tipo USB-C que pueden aceptar más corriente con el mismo voltaje.

Así, por ejemplo, un cable de este tipo puede resistir 3A a 5 V, lo que nos da una potencia total de 15 W. Algo que combinado con un cargador de más potencia y un móvil compatible, ofrecerá un sistema de carga rápida completamente operativo.

¿Cuántos sistemas de carga rápida hay?

Sistemas de carga rápida hay muchos y todos están determinados por el fabricante que desarrolla la tecnología. Así, por ejemplo, tenemos el sistema Quick Charge desarrollado por Qualcomm, MediaTek Pum Express de MediaTek o el sistema OnePlus Dash utilizado en los teléfonos de la misma marca.

Lo importante, en este caso, es saber que no existe un único estándar de carga rápido. Esto, porque estos sistemas funcionan con una combinación de hardware (partes físicas involucradas) y software (programación y gestión del sistema).

Por lo mismo, es normal que cada compañía y fabricante de móviles busque una forma eficiente de sacar provecho a la batería de sus propios dispositivos. Optimizando este apartado para añadirlo como un plus a la hora de vender el producto.

Qué es UltraDart

UltraDart es uno de los sistemas de carga más rápida del mundo y ha sido desarrollado especialmente para móviles de la marca Realme.

La compañía china oficializó la presentación de este sistema a mediados del 2021, pero será este año cuando lo incluirá por primera vez en uno de sus dispositivos.

Lo sorprendente de UltraDart es que trabaja con una potencia de 150 W, lo que permitiría cargar un móvil al 50 % en apenas 5 minutos y al 100 % en apenas media hora.

La propia empresa confirmó, durante el Mobile World Congress de este año, que el primer móvil que tendrá este sistema incorporado será el Realme GT Neo 3.

Respecto a la enorme potencia de este sistema, han sido los propios ejecutivos de la compañía los que han aclarado que esto se ha resuelto con un sistema de gestión de calor que permite que la batería no supere los 43 grados celsius. Por lo demás, este tipo de tecnología se podrá usar en baterías de litio de alta duración que puedan soportar hasta mil ciclos de carga.

Para añadir beneficios, este sistema de carga rápida  será compatible con otros estándares como Power Delivery y Quick Charge.

La noticia de la incorporación de UltraDart en los dispositivos de Realme apareció en una entrevista realizada en el medio especializado GSMArena, en donde el vicepresidente de la compañía adelantó el estreno de un móvil gama premium con un sistema de carga rápida a 150 W en los primeros meses de 2022. Lo que cuadraría con el lanzamiento oficial del Realme GT Neo 3.

Foto de Rohit Morwani en Unsplash

930 039 900
Número de teléfono gratuito

De lunes a viernes de 9 h a 19 h y los sábados de 10 h a 18 h.