Volver a los artículos

Consejos de seguridad para configurar tu router y red WiFi

Seguridad red Wi-Fi - Celside Magazine

El WiFi es un sistema de red inalámbrica que permite conectar de manera sencilla ordenadores, tabletas, móviles y otros dispositivos inteligentes a internet. Sin embargo, si no tomamos las medidas adecuadas, puede transformarse en el blanco de ataque de personas malintencionadas.

Para evitar intromisiones, pirateo de la señal por parte de vecinos e incluso hackeo por parte de cibercriminales, existen ciertos consejos de seguridad.

En el siguiente artículo te contamos todo lo que necesitas saber para mantener a salvo tu WiFi. Además, te explicamos los mejores métodos para cambiar y reforzar tus contraseñas de acceso.

La importancia del router y sus contraseñas

La señal WiFi depende del router instalado por el proveedor de internet. Este aparato, pequeño y discreto, es el encargado de conectar los dispositivos inteligentes de un área específica. Para ello cuenta con una o varias antenas que son las que transmiten la señal inalámbrica al resto de dispositivos.

El router, a su vez, va conectado por cable a la red física del proveedor de internet. Una red que, dependiendo del área geográfica en la que estemos, será cubierta por determinado proveedor de internet.

Para que el resto de los dispositivos conectados de nuestra casa se puedan comunicar con el router, deben conocer la contraseña de acceso a la señal que emite este dispositivo. Una contraseña que es aportada por el propio proveedor y que evita que cualquier persona que esté cerca pueda conectarse a nuestra WiFi.

Además, el propio router cuenta con una contraseña. Esta sirve para acceder a la configuración del router. Como así también para conectarlo a la red por cable ofrecida por el proveedor.

Por lo mismo, una excelente forma de reforzar la seguridad de nuestra WiFi es cambiar las dos contraseñas ofrecidas por el proveedor. La del router y la de la señal WiFi.

Cómo cambiar la contraseña del router

La contraseña del router ofrecida por el proveedor de internet suele ser segura, pero no siempre nos podemos fiar de ella. Esto, porque es demasiado corta o porque no cuenta con todos los caracteres necesarios para hacerla aún más fuerte.

Una manera de reforzar este apartado es creando una nueva contraseña de acceso al router. De esta forma, evitamos que intrusos o hackers puedan mediante sistemas de fuerza, deducir y hacerse con ella. Así, también, se lo ponemos difícil a los vecinos gorrones.

Para cambiar la contraseña del router debemos seguir los siguientes pasos:

Buscar la dirección IP de nuestro router

La dirección IP del router es el número con el que podemos identificar este dispositivo en una red determinada.

Para encontrar la dirección IP del router podemos mirar en el propio aparato. El proveedor de internet suele poner una pegatina en él, en donde aparece esta información. La dirección es una secuencia de números separados por puntos parecida a 192.168.1.0.1.

Si no encontramos este número en el propio router, podemos revisar la documentación entregada por el proveedor al momento de hacer la instalación del router.

Acceder al router desde un navegador

La dirección IP nos permitirá acceder a la configuración de nuestro router a través del navegador de nuestro ordenador, tableta o móvil. Para ello, debemos escribir este número en la barra de dirección del navegador y pulsar enter. Al hacerlo, nos aparecerá una ventana que nos pedirá una contraseña de acceso.

Lo normal es que el proveedor ponga una pegatina con la dirección IP del router y su contraseña. Todo en un mismo lugar. Entonces, para conocer la contraseña debemos mirar en el propio router o revisar la documentación del proveedor.

Una vez que ingresemos la contraseña, se nos abrirá una página con todos los detalles de configuración de nuestro router.

Si miramos con atención, veremos que hay un apartado de Otras funciones. Dentro de ellas está la opción para Cambiar contraseña del router.

Aquí el proceso es sencillo. Se nos pedirá escribir la contraseña nueva dos veces, en reemplazo de la ofrecida por el proveedor. Si pinchamos en Guardar el cambio será efectivo y nuestro router estará operativo con la nueva contraseña.

¿Cómo cambiar la contraseña de la red WiFi?

El segundo paso para reforzar la seguridad de nuestra red inalámbrica es cambiar la contraseña de la WiFi. Que no es la misma del router.

Cabe recordar que esta última controla la comunicación entre el router y la red del proveedor de internet, además de permitirnos configurar el aparato en sí. Sin embargo, la contraseña WiFi es la que utilizan los distintos dispositivos conectados de nuestra casa o lugar de trabajo para comunicarse con la señal emitida por el router.

Lo habitual es que el proveedor de internet nos entregue una contraseña WiFi por defecto y que va pegada en el router. En algunos casos, puede estar incluida en la documentación de instalación del router.

Una vez que la tengamos identificada repetimos el proceso que hemos hecho al cambiar la contraseña del router. Es decir, nos metemos a la configuración del router desde el navegador de un ordenador o móvil y accedemos al menú principal.

Aquí lo que debemos buscar es la opción WiFi y el apartado para cambiar la contraseña predeterminada. El proceso es simple. Cambiamos la contraseña existente por la nueva y le damos a Guardar.

Es importante verificar que en las opciones de seguridad aparezca marcada la opción WPA2. Este es uno de los últimos protocolos de seguridad para redes inalámbricas.

El nombre de la señal WiFi

Un dato que suele pasar desapercibido a la hora de instalar una red inalámbrica es el nombre de la misma. Lo habitual es que el proveedor de internet ponga uno por defecto que incluye el nombre de la propia compañía. Algo así como MovistarPlus-72 u Orange_056Plus.

De esta forma, si miramos las conexiones WiFi de nuestro entorno desde el ordenador o dispositivo móvil, veremos el nombre de la red a la cual estamos conectados. También veremos el resto de conexiones que están en el mismo rango. Como la de vecinos o comercios cercanos.

El hecho de que nuestra conexión tenga un nombre en donde aparezca nuestro proveedor de internet, podría ser un problema. Esto, porque anuncia el tipo de proveedor de internet que tenemos y el posible router que podemos estar usando.

Si además tenemos una contraseña de router y WiFi débil, una persona lo suficientemente astuta podría acceder a nuestra red. Esto, deduciendo nuestro proveedor, el tipo de router y las posibles contraseñas que podemos estar usando.

Cómo cambiar el nombre de la WiFi

Para cambiar el SSID o nombre de red, debemos entrar a la configuración del router, escribiendo su dirección IP en nuestro navegador.

En el apartado dedicado a las conexiones WiFi nos encontraremos con el nombre de la red y la contraseña. Desde aquí podemos cambiar el nombre predeterminado por el operador y poner el que nos parezca mejor.

En este caso, la idea es seleccionar un nombre que no permita relacionar a nuestro operador con la señal WiFi que tenemos. Por tanto, debemos evitar palabras como Movistar, Orange o el nombre de cualquier otro operador. Por el contrario, conviene usar palabras genéricas o claves que solo sean reconocibles para las personas con quienes compartimos la red inalámbrica.

De esta forma, nos aseguramos que si alguien mira las conexiones WiFi del entorno, no pueda deducir el operador que tenemos.

Ocultar la red WiFi

También en el apartado para cambiar el SSID, veremos una opción que permite ocultar por completo la red WiFi. Esto implica que no será visible cuando alguien eche un vistazo a las redes disponibles desde su ordenador o móvil.

Eso sí, si activamos esta opción, será muy importante no olvidar el nombre de la red. Ya que, al no aparecer en el listado de redes inalámbricas públicas, tendremos que escribir el nombre y la contraseña de forma manual. Esto, cada vez que queramos conectar un dispositivo nuevo a la WiFi.

Así mismo, si hemos olvidado el nombre de la red, nos será imposible encontrarla posteriormente. Así que, si no estamos completamente seguros de que podamos recordar el nombre de la red, lo mejor es mantenerla pública.

930 039 900
Número de teléfono gratuito

De lunes a viernes de 9 h a 19 h y los sábados de 10 h a 18 h.