Volver a los artículos

La Unión Europea quiere un cargador universal, pero Apple lucha por mantener sus cargadores y cables exclusivos

Cargador Apple - Celside Magazine

Desde hace casi una década que la Unión Europea ha tratado infructuosamente de implantar un cargador estándar para los móviles, tabletas y otros dispositivos conectados.

La razón es, principalmente, una cuestión medioambiental. Se pretende reducir el consumo de cables y cargadores, usando un cargador universal que pueda servir en varios dispositivos a la vez. En rigor, tener menos cables para así producir menos desechos electrónicos.

Sin embargo y pese a que las intenciones son buenas, no termina de haber consenso entre países y fabricantes para imponer el nuevo sistema. Y una de las compañías más reticentes al cambio es Apple.

Apple tiene sus motivos y defiende sus cargadores exclusivos

Que la compañía de la manzana se resista al cambio no es algo baladí. Para ella, aceptar de buenas a primeras el cargador universal implica abandonar por completo el uso del famoso y exclusivo cable Lightning. Un cable que es marca de la casa de Apple y que funciona con la mayoría de sus dispositivos.

Por otro lado, los motivos de Apple también tienen que ver con la innovación y el evitar crear más desechos electrónicos.

Según uno de sus últimos comunicados al respecto, el aceptar el cambio implica inutilizar miles de cables y cargadores fabricados específicamente para sus dispositivos. Lo que crearía, paradójicamente, aún más desechos electrónicos. Eso, considerando que Apple tiene repartidos por el mundo millones de cables y cargadores exclusivos.

Apple también argumenta que la obligación de usar un cargador universal detendría en el acto la innovación. Lo que tiene sentido, ya que nadie estaría interesado en desarrollar nuevas tecnologías de cables y cargadores, considerando que hay un estándar fijo y obligatorio.

Carga inalámbrica, puertos USB-C y otras alternativas

Dentro de poco, el parlamento europeo debe votar nuevamente sobre este tema y todo apunta a que el tema seguirá sin resolver.

De todas formas y más allá de lo que decida la UE, es importante recordar que actualmente hay opciones. La tecnología de carga inalámbrica ya está disponible en móviles y los puertos USB-C son cada vez más populares.

Todo este camino alternativo de innovación en los sistemas de carga podría ser la solución al debate de la universalidad de los cargadores. De hecho, la carga inalámbrica puede prescindir por completo de cables. Por lo que sería una buena opción para reducir los desechos tecnológicos.

930 039 900
Número de teléfono gratuito

De lunes a viernes de 9 h a 19 h y los sábados de 10 h a 18 h.