Volver a los artículos

Pixel 6, el nuevo móvil de Google no es compatible con todos los cables de carga

Google Pixel 6 cargador - Celside Magazine

Google ha seguido la tendencia actual de vender teléfonos sin incluir en la caja algunos accesorios que hace un tiempo eran indispensables. En este caso, un adaptador USB-C. Una decisión que también han tomado otras marcas como Apple y Samsung, que incluso han llegado a quitar cargadores.

Sin embargo, la jugada de Google no ha sido perfecta. Esto, porque algunos de sus terminales están presentando problemas con otros cables de carga.

Presta atención al siguiente artículo en donde te contamos por qué los fabricantes ya no incluyen algunos accesorios en la caja de sus móviles. Además, te explicamos qué está sucediendo con los teléfonos Pixel 6 de Google.

¿Por qué los fabricantes de móviles quitan accesorios de la caja?

El objetivo de esta medida es reducir la cantidad de basura electrónica, permitiendo al comprador utilizar un cargador antiguo y compatible con el terminal. De esa forma, se evita llenar cajones con accesorios que tarde o temprano nadie va a usar y que terminarán en vertederos ilegales, mal clasificados y con mucha dificultad para ser reciclados.

La medida tiene sentido considerando la preocupación global que existe respecto a los residuos electrónicos y la basura en general. Con índices bastante preocupantes que exponen un proceso de fabricación en masa de accesorios que, además de ser poco sostenible, no ayuda en absoluto al planeta.

Para entender la gravedad del problema solo bastante echar un vistazo al informe The Global E-Waste Monitor 2020. En dicho documento se indica que la humanidad produjo en 2019 cerca de 53,6 millones de toneladas de residuos electrónicos. Lo peor de todo es que de esos residuos, solo un 17,4 % fue gestionado y reciclado de manera adecuada. El resto se desconoce a dónde ha ido y de qué forma se recicló.

El destino conocido de la basura electrónica tampoco es mucho más alentador. PNUMA, el Programa de Naciones Unidas para el medio ambiente, ha informado que cerca del 80% de la basura electrónica termina en vertederos de China o África. Esto, porque son países en donde se genera negocio con el reciclaje y la extracción de metales preciosos de los dispositivos. Sin embargo, a cambio de esto, se contaminan pueblos o ciudades completas.

Es el caso de la ciudad de Guiyu en China, que se ha transformado en la capital mundial de la basura electrónica. Con una triste postal que muestra calles llenas de basura, un río contaminado, un ambiente tóxico y unas condiciones de vida completamente apocalípticas.

La otra postal horrible está en Agbogbloshie, un barrio de la ciudad de Acra en Ghana. Otro destino importante de la basura electrónica mundial. Una zona decadente y con humos tóxicos producidos por la quema indiscriminada de artefactos electrónicos. Algo que repercute en la calidad de vida de sus habitantes, que ven en peligro sus vidas por el contacto permanente con metales que superan por mucho los límites permitidos a nivel mundial.

Quitar cargadores y cables como una acción de marketing

Independiente de que existen motivos de peso para quitar cargadores y cables de la caja del teléfono, la medida no deja de ser también un movimiento de marketing. No por nada, y cada vez más, observamos paquetes, cajas y presentaciones en donde se habla de la fabricación sostenible o de la preocupación por reducir las emisiones de carbono. Algo de lo que hace un par de décadas prácticamente no se hablaba y que mucho menos aparecía reflejado en el packaging de los productos.

Qué dice la Unión Europea

La Unión Europea es consciente del conflicto de intereses que existe con la fabricación de accesorios electrónicos de manera indiscriminada. También reconoce el serio problema de la basura electrónica.

Por lo mismo y hace muy poco la Comisión Europea, una de las siete instituciones que conforman la UE, presentó una propuesta para usar un cargador universal en todos los teléfonos móviles. Esto, para reducir la enorme cantidad de residuos electrónicos.

La medida pone contra la pared a los fabricantes, especialmente a Apple, que lleva años ofreciendo cables y un cargador exclusivo para sus dispositivos. Algo que tarde o temprano cambiará, en caso de que la nueva normativa sea aprobada.

El resultado final, aunque no sea del agrado de Apple, reducirá gran parte la basura producida por este tipo de accesorios que tarde o temprano quedan inutilizados. Una medida que, además, se aplicará a todos los fabricantes de artefactos electrónicos.

¿Qué pasa con el Pixel 6 de Google?

Pixel 6 es el nuevo modelo de teléfono inteligente presentado por el gigante tecnológico Google. Un dispositivo que incluye lo mejor en componentes internos, características y funciones. Eso sí, por un precio que está por encima de los 500 euros. Su presentación ha sido tan reciente que por España no se espera su venta hasta por lo menos el 2022.

Pues bien, la novedad ha sido que Google ha decidido vender el nuevo modelo de móvil, pero sin un adaptador USB-C en la caja. Justamente para seguir la tendencia de reducir los desechos electrónicos a nivel mundial.

Cabe señalar que el adaptador USB-C es un cable que en ambos extremos cuenta con un puerto USB-C y que debe ser conectado a un cargador que soporte ese tipo de formato. Por lo mismo, aquí empiezan los problemas.

Algunos usuarios han notificado que al usar cables USB-C genéricos o conectados a un enchufe de pared USB-A, no producían carga alguna en el nuevo Pixel 6 de Google. Dejando en evidencia que hay un problema de compatibilidad entre los viejos cables de carga y la nueva tecnología incluida en el Pixel 6.

Este problema es gordo, considerando que la estrategia de Google es reducir la basura electrónica.

Sin embargo, si el teléfono no es compatible con los cables viejos que hay en casa y con ello nos vemos obligados a comprar cables compatibles, entonces la medida de la compañía es contraproducente. Porque estaremos produciendo la misma cantidad de basura que si hubieran incluido desde un principio el adaptador USB-C.

Qué dice Google

Según informa la web especializada 9TO5Google, el misterio ha sido aclarado y confirmado por Google, a través de su página de soporte.

En el apartado específico dedicado al modelo de teléfono Pixel, la compañía señala que es posible que algunos tipos de cables y adaptadores de corriente no funcionen con estos terminales. Algo que, además, ha sido corroborado en los foros de soporte de la misma empresa.

Esto quiere decir que el nuevo Pixel 6 no se puede cargar con cualquier cable USB que encuentres por casa. Para ello tendrás que alejarte de cables genéricos famosos por su mala calidad, ya que si se usan podrán registrar una baja tasa de recarga y, en algunos casos, ni siquiera permitir la carga del terminal.

En este caso, Google sugiere utilizar cables USB-C con un adaptador de corriente USB 2.0 o, en el mejor de los casos, cables USB-C a USB-C. Esta última opción es la más recomendada, ya que garantiza la carga rápida del dispositivo.

Foto de Sebastian Bednarek en Unsplash

930 039 900
Número de teléfono gratuito

De lunes a viernes de 9 h a 19 h y los sábados de 10 h a 18 h.