Volver a los artículos

5 consejos de Google para tener una Wi-Fi eficiente y segura

Wi-Fi Google - Celside Magazine

En un mundo en donde la tecnología se ha transformado en un referente para evaluar el avance de la sociedad, el tener una conexión de internet parece tan necesario como un televisor o un teléfono inteligente. Mejor aún si la conexión es inalámbrica y nos permite conectar distintos dispositivos sin necesidad de cables. Aquí es en donde entra la Wi-Fi, como la mejor opción para mantener una casa completamente conectada.

Sin embargo, tener una conexión Wi-Fi estable y segura no siempre es posible. Existen una serie de cosas que pueden alterar su funcionamiento. Por lo que es muy importante conocer los posibles problemas, para saber arreglarlos o minimizarlos.

Consejos de Google para tener una mejor Wi-Fi

Hace un tiempo atrás Sanjay Noronha, gerente de producto para redes inalámbricas de Google Wi-Fi, presentó en un vídeo publicado en YouTube una serie de recomendaciones para redes inalámbricas sanas y robustas. Los principales consejos son:

Ubicar el router en el centro

El primer consejo que nos da Google refiere a la posición adecuada en la que tenemos que ubicar el router dentro de nuestra casa. Mientras más al centro esté de todo, mejor.

Algo que tiene sentido, considerando que las ondas electromagnéticas se distribuyen de forma circular. Entonces, como el router funciona como la antena que envía las señales a todos los dispositivos conectados, en esta posición lo tendrá más fácil para comunicarse con todos ellos.

Eso sí, es importante que entre el router y resto de dispositivos no existan obstáculos importantes como paredes muy gruesas o cualquier otro artefacto o antena que podría reducir la efectividad de la señal Wi-Fi. Porque si es así, poco importará que el router esté en el centro de todo si las señales no pueden moverse de forma fluida por la estancia o casa.

Montar una red Mesh

La traducción de la palabra mesh es malla. Por lo que una red mesh es una red en malla. Este concepto se puede comparar con la tela de una araña en donde todos los puntos están conectados y forman la tela que, dependiendo del número de uniones o nodos, puede abarcar más o menos espacio físico.

En tecnología, las redes mesh son como las telas de una araña. Unifican y vuelven más robusta la conexión Wi-Fi. Esto, porque no solo dependen de un router, sino que añaden al sistema una serie de dispositivos que funcionan como satélites/nodos y que expanden la señal Wi-Fi a todos los rincones de la casa.

No hay que confundir el sistema de redes mesh con el uso de repetidores de Wi-Fi. En este último sistema los repetidores solo se conectan al router de forma automática y nosotros tenemos la opción de conectarnos a un repetidor, dependiendo de nuestra ubicación.

Sin embargo, el sistema de redes mesh es mucho más inteligente. Los satélites/nodos que forman parte de la red se conectan al router, pero además entre ellos mismos. Esto permite una gestión mucho más eficiente de la señal, ya que el sistema puede determinar cuál es el mejor satélite/nodo para conectarnos dependiendo de nuestra ubicación.

Actualizar el router

Como todos los dispositivos electrónicos, el router necesita actualización cada cierto tiempo. Esto permite integrar las últimas modificaciones y protocolos de software para poder funcionar con las nuevas tecnologías.

Mantener actualizado el router es importante, especialmente ahora que en España se ha integrado la banda de frecuencia de 5G en muchos hogares. Si no tenemos un router a la altura puede suceder que estemos pagando por un plan de internet que no aprovecharemos del todo o con el que no podremos disfrutar de la mejor velocidad en nuestras conexiones Wi-Fi.

Lo habitual es que cuando contratamos a un operador de internet, este nos provea el router. En ese caso, el operador se preocupará de entregarnos uno que sea compatible con las bandas de frecuencia que vamos a usar en casa. Ya sea la de 2,4 GHz o la de 5 GHz. Lo que no quita que después de unos años tengamos que actualizar el firmware del router para mejorar sus funciones con las redes que tenemos contratadas.

En la mayoría de los casos, los fabricantes de routers ofrecen actualizaciones en línea gratuitas. Solo tenemos que entrar en el sitio web del fabricante para confirmar si hay actualizaciones pendientes. Si las hay, las instalamos.

Otra opción es reemplazar el router antiguo por uno nuevo provisto con los últimos protocolos para redes inalámbricas.

Usar contraseñas de red fuertes y difíciles de adivinar

Aunque no parece ser un consejo nuevo, el representante de Google hace mucho hincapié en utilizar siempre contraseñas complejas y poco predecibles. Si incluyen mayúsculas, minúsculas y números, mucho mejor.

De esta forma, se lo ponemos más difícil a personas malintencionadas que podrían estar interesadas en usar nuestra conexión inalámbrica. Si no tenemos contraseñas fuertes, alguien realmente experto podría terminar por encontrarlas y usarlas con las peores consecuencias para nuestra red y privacidad.

El cambio de contraseñas tiene que empezar por el router y los repetidores y satélites, si es que los tenemos. En el caso del router el sistema es bastante sencillo. Solo tenemos que acceder al centro de control ofrecido por nuestra operadora a través de nuestro navegador.

Habitualmente, la dirección del router suele ser una dirección IP que podemos escribir en el navegador de nuestro ordenador. Una vez dentro de la configuración del router, nos vamos al apartado dedicado al cambio de contraseña.

Una vez hecho el cambio es importante avisar al resto de personas que usan nuestra Wi-Fi, para que puedan entrar usando la nueva contraseña de red.

Crear una red de Wi-Fi para invitados

Si tienes visitas en casa y quieres ofrecerles conexión Wi-Fi, pero sin permitirles acceso a todos tus dispositivos conectados, puedes crear una red de invitados. Una red paralela a la red Wi-Fi de tu casa y que, además, funciona con una contraseña distinta a la que usas tú.

Esto es, por sobre todo, un consejo que pretende preservar tus contraseñas y privacidad. Aunque también puede servir para limitar el uso de internet de las visitas. Así, por ejemplo, podemos reducir el ancho de banda para la red de invitados. Esto para potenciar el ancho de banda de la red principal.

La mayoría de los operadores integran la función para crear redes de invitados en la configuración principal del router. Solo debemos acceder al control principal y buscar el apartado de red para invitados. Ponemos un nombre a la nueva red y elegimos una contraseña que, por supuesto, deberá ser distinta a la que usamos habitualmente para conectarnos.

Foto de Firmbee.com en Unsplash

930 039 900
Número de teléfono gratuito

De lunes a viernes de 9 h a 19 h y los sábados de 10 h a 18 h.