Volver a los artículos

¿Tu ordenador portátil hace mucho ruido? Aquí, algunas soluciones

Ordenador portátil ruido - Celside Magazine

Los ordenadores portátiles son los dispositivos más versátiles y útiles en el ámbito tecnológico. Sin embargo, no son perfectos. Una de sus mayores taras son las altas temperaturas que pueden alcanzar y el ruido que pueden producir. Algo que si no se controla de forma adecuada puede transformar este dispositivo en un incordio que no nos permite concentrarnos adecuadamente.

Por suerte, hay formas de reducir al mínimo el ruido del portátil. Pero para hacerlo hay que estar al tanto de pequeños e importantes detalles técnicos y entender cómo funciona este dispositivo.

¿Por qué los portátiles hacen ruido?

Lo primero que hay que entender cuando hablamos de ordenadores es que prácticamente todos tienen ventiladores dentro. Esto, para mejorar el flujo de aire y evitar que sus componentes internos se calienten demasiado.

El hardware y componentes internos de un PC se calientan porque hay energía actuando en ellos y esta se disipa a través del calor que generan. Es por eso que las tarjetas gráficas, los procesadores u otros componentes de los ordenadores pueden alcanzar temperaturas muy elevadas.

Los ventiladores que están dentro del portátil permiten reducir las altas temperaturas que se producen allí. Mientras más energía consume un procesador, más calor emite. Entonces los ventiladores tienen que aumentar su potencia y velocidad para poder equilibrar la temperatura dentro del ordenador. Si las aspas giran más rápido, más ruido harán.

Aprender a monitorizar el portátil

Si un portátil está sobreexigido y además tiene varios ventiladores, puede transformarse en una máquina de hacer ruido porque las aspas de los ventiladores estarán a tope. Para evitar esto es importante aprender a medir la temperatura del PC. De esta forma, podemos evaluar en qué momentos se calienta más.

Hoy en día existen varios programas que nos permitirán monitorizar los distintos componentes del ordenador. Para saber si están trabajando demasiado y, por lo tanto, consumiendo mucha energía. Los más conocidos son:

HWMonitor

Permite controlar la temperatura del ordenador, la velocidad de los ventiladores y el rendimiento general de la CPU. El programa se ejecuta en segundo plano y ofrece informes bastante detallados sobre el estado de nuestro portátil.

Administrador de tareas de Windows

Es una herramienta nativa de Microsoft y que está presente en todos sus sistemas operativos. Se puede ejecutar presionando a la vez Ctrl + Alt + Suprimir. Al hacerlo se abrirá una ventana en donde podrás verificar el nivel de consumo de energía de los distintos componentes el ordenador. A mayor consumo, más calor y por lo tanto más ruido.

Lo interesante de esta herramienta es que permite detener procesos que puedan estar consumiendo mucho. Algo que suele ser habitual en procesos en segundo plano. Eso sí, antes de detener procesos es importante definir si son de sistema o no. Si detenemos un proceso de sistema el ordenador puede tener comportamientos inesperados.

GPU-Z

Permite revisar los valores e índices de consumo de la tarjeta gráfica que tenemos en el portátil. Mediante gráficos nos muestra el consumo, la temperatura, entre otros datos importantes para evaluar la situación del hardware.

Además de estos programas principales, podemos encontrar una larga lista de programas secundarios como CoreTemp, AIDA64 o SpeedFan. Para encontrar más, podemos escribir la frase «Programas para monitorizar PC» en la barra de búsqueda de nuestro navegador.

Cómo reducir el ruido de un portátil

Una vez que hemos aprendido a monitorizar el ordenador podemos enfocarnos en mejorar su refrigeración. En este caso, será muy importante hacer limpiezas periódicas del interior del portátil para que el polvo no obstruya las salidas de aire o las astas de los ventiladores. Si las astas están sucias o dañadas esto puede hacer que el sistema de refrigeración no funcione adecuadamente, generando un calor y ruido excesivo.

Otro punto a considerar es el uso de discos duros mecánicos. Debido a que estos giran a determinadas revoluciones por minuto, producen ruido. Algo que se suma al ruido que producen los ventiladores.

Por lo mismo, una forma de reducir el sonido es cambiando el disco duro mecánico por un disco de estado sólido (SSD). Estos discos no giran y son mucho más silenciosos.

Otra forma de reducir el ruido es ajustando el consumo de energía del ordenador. Esto se puede configurar desde el Panel de control, en el apartado de Hardware y sonido. Aquí podemos seleccionar perfiles de consumo específicos, como equilibrado, economizador o máximo rendimiento. Si reducimos el consumo, disminuimos la temperatura y por defecto el sonido del ordenador. Eso sí, debes tener cuidado, porque si reduces demasiado el consumo el ordenador podría funcionar mucho más lento de lo esperado.

Foto de NordWood Themes en Unsplash

930 039 900
Número de teléfono gratuito

De lunes a viernes de 9 h a 19 h y los sábados de 10 h a 18 h.