Volver a los artículos

Qué hacer si hackean mi móvil y cómo darse cuenta de ello

Hackeo teléfono móvil - Celside Magazine

Lamentablemente, hackear un móvil es posible y hay aplicaciones que permiten monitorizar todo lo que se hace en él. Sin embargo, es importante estar informado sobre cómo se puede hacer esto y cuáles son los síntomas de un teléfono intervenido, para evitar que nos pase a nosotros.

Por lo demás, este tipo de hackeo está penalizado en España porque ataca directamente la privacidad de las personas. Con mayor motivo, si durante la intervención se extraen datos personales y sensibles.

Presta mucha atención al siguiente artículo en donde te explicamos cómo saber si tu móvil ha sido hackeado.

Aplicaciones de control parental usadas para hackear móviles

Lo primero que hay que saber sobre este tema es que la mayoría de las aplicaciones que se usan para hackear un móvil se suelen vender inicialmente como aplicaciones de control parental. Es decir, están pensadas para monitorizar teléfonos de personas a las que hemos pedido autorización para hacerlo. O, en casos en donde un padre quiere controlar la actividad en la red de sus hijos pequeños, para evitar problemas de acoso o de otra índole.

Estas aplicaciones, literalmente, permiten controlar y acceder de manera remota a toda la información y actividad que ocurra en el móvil en donde está instalada. Algo que nos recuerda la función de Escritorio remoto que existe hace ya varios años en el sistema operativo de Windows y que permite controlar nuestro ordenador desde otros dispositivos.

Pues bien, las aplicaciones de control parental siguen la misma línea de acción del Escritorio Remoto de Windows. Permiten acceder y controlar dispositivos a distancia y desde otros dispositivos. La excusa perfecta para que el listo de turno utilice esta herramienta para espiar y, en el peor de los casos, traficar con la información privada de una persona.

Por supuesto, para que alguien nos pueda hackear el teléfono debe tener acceso de manera física a él, para luego instalar la aplicación que usará de manera maliciosa y a distancia. Entonces, nosotros, sin comerlo ni beberlo, llevaremos en nuestro teléfono lo más parecido a un archivo troyano por donde se filtra toda nuestra actividad en el móvil.

Cómo saber si espían tu móvil

Cuando un teléfono tiene una aplicación maliciosa lo más probable es que presente ciertos síntomas y señales sutiles. Cosas a las que si ponemos ojo nos avisarán de que algo no va bien con nuestro dispositivo. Los principales son:

La batería dura menos de lo habitual

Como las aplicaciones que espían el móvil necesitan acceso a todas las funciones de nuestro teléfono, consumen más energía de lo habitual. Lo que repercutirá directamente en la duración de la batería, que mostrará un comportamiento raro e irregular. Notaremos, también, que dura mucho menos de lo habitual.

Por otro lado, cabe señalar que estas aplicaciones necesitan trabajar en segundo plano para estar pendientes de todo lo que hacemos. Por tanto, si revisamos en el apartado de configuración de nuestro teléfono todas las aplicaciones que están en segundo plano, seguramente veamos alguna con un nombre raro.

Aquí tenemos que ser muy listos, al igual que el atacante. Este tipo de aplicaciones jamás aparecerán con nombres como HackeoApp o Spyphone. Esto, para evitar que sean detectadas de forma obvia. Usarán nombres que intentan camuflarse como funciones de sistema. Algo así como SyncMov o DataPhone. Nombres que intentan desviar nuestra atención.

Pues, en este caso, tenemos que hacer justo lo contrario. Si vemos una aplicación en segundo plano con nombre raro o de sistema, es importante revisar qué es lo que hace. Si no tenemos toda la información en la configuración del móvil, podemos revisar la web para confirmar de qué se trata. De esta forma, descartamos que lo que tenemos instalado es una aplicación maliciosa que nos espía.

Llamadas que no hemos hecho

Si miramos el historial de llamadas y observamos que hay números a los que no hemos llamado, hay que poner mucha atención. Habitualmente, las aplicaciones maliciosas permiten control total, lo que también significa hacer llamadas.

Por lo mismo, es importante llevar un control estricto de nuestros contactos y esforzarnos por tener una bitácora física o mental de todas las personas a las que hemos llamado. Esto, para descartar que terceras personas estén utilizando nuestro teléfono sin nuestro consentimiento.

Esta revisión de seguridad aplica también al envío de mensajes SMS sospechosos y que no hemos realizado.

El sistema operativo del teléfono va más lento

Como las aplicaciones que espían móviles suelen tener acceso total y necesitan muchos recursos para hacer lo que hacen, es muy probable que vuelvan más lento el sistema operativo.

Podemos notar que las multitareas no funcionan correctamente o que la pantalla se queda congelada durante el uso de algunas aplicaciones. Cualquier comportamiento errático durante el uso del teléfono puede indicar la presencia de una aplicación espía.

En este caso, lo primero que debemos hacer es confirmar que el almacenamiento interno y la memoria RAM del teléfono estén saludables. Es decir, con el suficiente espacio para hacer que el móvil funcione correctamente. Si estos dos factores están bien, entonces es muy probable que una aplicación maliciosa esté produciendo el problema.

Con eso en mente, debemos revisar el listado de aplicaciones que tenemos instaladas y aplicar el mismo criterio que usamos para detectar aplicaciones trabajando en segundo plano. Si vemos un nombre de aplicación raro y que no teníamos antes, debemos sospechar. Podemos apuntar el nombre sospechoso y buscar en la web información sobre esa aplicación en particular.

En este caso, no se sugiere borrar aplicaciones a lo loco porque, eventualmente, podríamos quitar algunas esenciales para el sistema operativo. De ahí la importancia de documentarse en internet, antes de borrar nada.

El consumo de datos aumenta de manera imprevista

Un aumento imprevisto en el consumo de datos es otro de los síntomas de un teléfono hackeado. Las aplicaciones maliciosas instaladas en el móvil pueden estar realizando acciones de forma remota, lo que implica el consumo de datos excesivo. Ya sea porque el atacante está usando nuestra conexión a internet para navegar o porque la propia aplicación se conecta a servidores externos sin nuestra autorización.

Si es así, debemos seguir el mismo procedimiento para identificar la aplicación maliciosa que está consumiendo datos. Una vez identificada la podemos desinstalar del dispositivo.

Google Play Protect está desactivado

La mayoría de las aplicaciones maliciosas que sirven para espiar necesitan que Google Play Protect esté desactivado. Algo que tiene sentido, considerando que este es el sistema de seguridad de Google para identificar aplicaciones con comportamientos extraños o directamente ilegales.

Por lo mismo, si alguien coge nuestro teléfono para hackearlo, tendrá que desactivar esta característica. Entonces, la mejor forma de saber si están haciendo algo raro con nuestro móvil es mirar si tenemos activado Google Play Protect. Si no lo está, lo tenemos que activar al instante.

¿Se puede denunciar el hackeo del móvil?

El hackeo del teléfono sí se puede denunciar. Pero si se va a hacer, es muy importante dejar todo tal como está. Es decir, no hay que aplicar medidas por nuestra cuenta ni desinstalar la aplicación maliciosa que pueda estar actuando en nuestro dispositivo.

En vez de eso, lo que tenemos que hacer es llevar el móvil a un centro en donde se pueda hacer el peritaje del dispositivo. Una vez que se nos confirme que alguien ha metido la mano en el teléfono, podemos interponer la denuncia correspondiente y utilizar el dispositivo como medio de prueba.

Foto de Harpal Singh en Unsplash

930 039 900
Número de teléfono gratuito

De lunes a viernes de 9 h a 19 h y los sábados de 10 h a 18 h.